Zona de carga/Loading zone
 
 
 
 
No. 5  
 

about us

sobre nosotros
quem somos
 
current issue
numero actual
numero actual
 
archive
archivo
arquivo
 
submissions
colaboraciones
colaboracoes
 
editorial board
comite editorial
conselho editorial
 
     
 

José Ernesto Delgado Hernández

índice/contents

 

 

Cuando dejas tus zapatos
pegaditos a los míos, no sé bien,
no entiendo bien si estoy
construyéndote un futuro
o curándome un pasado
pero sé que este cuento no acabó.

‘Despierta`, Alejandro Filio

 

Al mirar sus zapatos
huellas infalibles
de su estancia en la vida
me descubro ínfimo
una migaja de hombre
incapaz de construir un castillo
que acoja su felicidad.
No logro entender
en qué parte del cuento
les tocó sufrir
la estocada del frio
el aliento infectado del abandono
y la veo a ella elevarse
satélite sobre mi cabeza
entonces la abrazo
como quien abraza
una bandada de pájaros
temiendo lastimar sus alas
o sus corazoncitos afelpados.
No se puede ir a la cama
querer soñar con héroes
jugar a la infancia
si al otro lado del sueño
desaparecen las esperanzas
si los dulces se vuelven
enanos y amargos
si el hambre viene siendo
el sustantivo más engorroso.
Para qué despertar
encontrarse descalzo
a mitad del cuento
y no entender para qué la vida…

 

 

 

La libertad sólo es visible para quien la labra
‘Mariana’, Silvio Rodríguez

 

Jamás tu nombre lo escuché tan fuerte como hoy
era como una estampida de corazones latiéndote
una llamarada de voces que te cantaban en la plaza
un ejército de árboles bailando
un aguacero de niños que juegan a ser tú
pero yo al saber de tu regreso
no pude más que llorar tu felicidad.
La tarde tuvo un sabor a victoria
a bandera alzada
a himno revolucionario
Oscar, tu vida es nuestra historia
la de luchas sin renuncia
la de fuego la de grito
la de libertad.
La noche tiene un gusto a ti
a tu voz estridente que no conozco
a tu sonrisa de pájaro que vuela desde los barrotes
a tus manos tibias y fuertes que dejaste en el cristal.
Mañana mis hijas sabrán que eres libre
y al saber ellas también lo serán
porque aprendieron de tus años
que la patria es sacrificio
que no existe solitaria alguna
que haga temblar el valor
ni condena que mitigue
la libertad de un pueblo.
Hoy celebramos tu entrega
la gallardía de tus 35 vueltas al mundo
y tu nombre que lo escribiremos en las calles
en las paredes presas de la colonia
en los adoquines, en los mármoles del nido de ratas
para sumarnos a tu valentía y seguir la lucha


 

 

* * *

.

 

 

back índice/contents next